Imagen de cabecera
 
Escuela Técnica Superior de Náutica
 
Viñeta verde Información General
Viñeta verde Sistema de gestión de la Calidad
Viñeta verde Planes de Estudio
Viñeta verde Especialista en Negocio Martítimo
Viñeta verde Prácticas externas
Viñeta verde Curso de Renovación de Tarjetas Profesionales y Certificados de Especialidad de la Marina Mercante
Viñeta verde Profesores, Dptos, Áreas
Viñeta verde Másteres oficiales
Viñeta verde Servicios del Centro
Viñeta verde Enlaces de Interés
Viñeta verde Relaciones Internacionales
Viñeta verde Portada
Viñeta verde Noticias
 
 
  Noticias ser.jpg
 
     
 

Archivo del Astillero del Altántico

 

 

Los fondos del Astillero del Atlántico están actualmente depositados en la E.T.S. de Náutica de la Universidad de Cantabria formando el ARCHIVO DEL ASTILLERO DEL ATLÁNTICO.

 

CONTACTO

 

Si se desea contactar puede hacerlo en la siguiente dirección de correo electrónico: archivo.astillerodelatlantico@unican.es

 

BREVE RECORRIDO HISTÓRICO DEL ASTILLERO DEL ATLÁNTICO

 

Los astilleros metálicos instalados en San Martín por López Dóriga, en 1878, son el precedente de los Astilleros del Atlántico, S.A.

            Estos talleres destinados a trabajos de construcción y reparación naval en hierro se fueron ampliando su existencia a partir de 1880.

            La primera construcción naval fue la del vapor de pasaje con casco metálico “Fernández y Gutiérrez.

            En 1896 tras la muerte de Eduardo López- Dóriga, se constituye con sus herederos la sociedad, Talleres de San Martín, Sociedad Anónima dedicada a la fabricación de todo tipo de “construcciones metálicas, maquinaria, calderería y fundición“.

            Esta sociedad se disuelve en 1913 y se adjudican los terrenos y edificios a Corcho que ya poseía acciones del capital social.

            Entre los años 1886 y 1889 los talleres que Corcho tenía ubicados en Sotileza habían realizado también construcciones navales similares a las de los talleres San Martín de López-Dóriga. Construyeron entre otros una serie de gabarras de hierro para varios consignatarios de Santander y a finales de siglo se intensifican sus trabajos de reparaciones navales a flote: principalmente, en los buque de la Trasatlántica. Encargándose preferentemente de las instalaciones de las cocinas de cobre de los buques correos, especialidad propia de los talleres Corcho.

            En 1915 se construye el primer barco en San Martín: un remolcador de 55 toneladas de arqueo y casco de acero encargado por el Junta de Obras del Puerto de Gijón.

            En 1916 Corcho comenzó la construcción de seis pequeños vapores de casco de acero para los arsenales de la Armada española.

            Entre 1914 y 1919, los astilleros de San Martín viven un auténtico auge dedicándose a las reparaciones navales y modificaciones de buques que la Primera Guerra Mundial demandaba.

            En 1920 se les otorgaba la concesión del emplazamiento y ampliación de gradas en la playa de San Martín.

            El primer vapor de carga de los astilleros es el "Sotileza", con 446 toneladas de Registro Bruto, 550 de peso muerto y 1.042 de desplazamiento. Medía 45,35 metros de eslora, 7,81 de manga, 3.4 de puntal.

 

Sotileza (Del libro de R.González Echegaray)

 

 

            En 1926 se botó en los astilleros el primer buque tanque, el petrolero “El León”, con motor diésel, puente y chimenea. “Tenía 37,75 metros de eslora, por 6,08 de manga y 3,34 de puntal, proa recta, cubierta corrida y popa de auténtica gabarra”.

 

El Leon (Del libro de González Echegaray)

 

El leon petrolero

 

            El dique de Gamazo terminado en 1907 y por el que ya habían pasado numerosas embarcaciones para su reparación, se concedía en arrendamiento a los Astilleros de San Martín, de Corcho Hijos, S.A. en 1928.

 

Foto Archivo de Rufino Corcho

 

            Los años 50 se inician con la construcción de barcos  de carga para Minas de Cartes: “el “Cartes” y el “Mercadal”, así como del buque-tanque “Campoo” con la adjudicación de su construcción por parte de CAMPSA. Se mantienen también las construcciones de barcos de pesca.

 

Campoo (Del libro de González Echegaray)

 

            A finales de 1955 la Compañía Trasatlántica modifica su razón social y financiera auspiciando y promoviendo numerosas construcciones navales de cargueros: el “Mirenchu”, el “Mariángeles” y el “Mariloli “ de Clemente Campos y Cia; el “San Floro”, “Miguelín Pombo” y “Joselín” de J.M. Pombo Romero-Robledo. “Libra” y “Escorpión” para Proma, S.A. “Inmediatamente después vino a contratar la Marítima del Norte con una larga serie de sierras”.

            A finales de 1961, Corcho Hijos,S.A. se divide. Los Talleres de construcción naval toman el nombre de “Basse Sambre-Corcho, S.A. (Corbasa), controlada por capital belga. Y la factoría de la Reyerta pasa a denominarse Corcho Sociedad Anónima.

            La primera empresa del astillero mantuvo su línea de construcción naval de buques de carga con encargos de Marítima del Norte, frigoríficos para la “Pesquera Industrial Gallega” y “H.J. Velasco”; portacontenedores para Equimar, S.A. de Bilbo, pesqueros para el armador Daniel Ponce, pontones, etc.

            En 1971 la empresa se encuentra endeudada y supuso el fin de Corbasa. Los Astilleros de San Martín surgieron de nuevo con el nombre de Astilleros del Atlántico, S.A. con importante financiación cántabra: Jaime Pérez, de Pérez y Cia, S.A. relanza el astillero: el “Ángel “ y “Ave” para Naviera Astro; “Gabriela de Pérez y María de las Angustias “ para el grupo Pérez; “Galia “ y Termancia” para Euroflot; “Ibio e “Iruz” para Naviera Álvarez, y “Cabuérniga y Valdáliga” para Naviera Saja, del grupo Correa; varios buques españoles para faenas auxiliares submarinas; “John L. Guidry”, “Asay D. Guidry”, “Saja”, “Cazorla”, “Circos”, “Somiedo”, “Benasque” y “Reres”; tres pesqueros factoría para Corea del Sur; doce pesqueros convencionales para armadores españoles; tres artefactos; varios portacontenedores para la exportación ,etc.

            Entre 1984 y 1987 comienzan los primeros años de la reconversión del sector naval. Este período se caracterizó por una producción muy reducida debido a a la deprimida situación del mercado de buques mercantes y al bajo nivel de ayudas existentes en España en relación con otros países competidores. El Astillero termina cerrando sus puertas en 1988.

 

 

 

 

Gonzalez Echegaray, Rafael

El astillero de San Martín. Un siglo de construcción naval, ed. Astilleros del Atlántico, S.A., Santander 1979.

 

Casado Soto, J.L.; Sarabia Solana, J.A.; Morenos Sáiz, V.M.: San Martín de Bajamar y el Dique de Gamazo, Ed. Autoridad Portuaria de Santander y ACANTO, Santander 2000.

 

Fernández Acebo, Virgilio: De talleres Corcho a BSH Electrodomésticos España, S.A.. Siglo y medio de evolución en una industria de Santander. Ed.: B/S/H/ electrodomésticos España, S.A., 2005