Imagen de cabecera
Directorio de la UCPuntos de informaciónDirectorio de la UCBuscadorPuntos de informaciónCerrar sesión
 
Noticias y novedades
 
Viñeta verde Servicio de Comunicación
Viñeta verde Últimas noticias
Viñeta verde Archivo de noticias
Viñeta verde Agenda
Viñeta verde Especiales
Viñeta verde Identidad gráfica
Viñeta verde Boletín Actualidad UC
Viñeta verde Divulgación científica
Viñeta verde Publicaciones institucionales
Viñeta verde UC 2.0
 
 
     
 
Noticias
 
     
 

 

DISCURSO DEL RECTOR DE LA UC, FEDERICO GUTIÉRREZ-SOLANA

   
 

Excma. Sra. Vicepresidenta de Cantabria
Excelentísimas e ilustrísimas autoridades
Miembros del Claustro Universitario
Señoras y señores
Queridos amigos todos

“Europa se propone avanzar por la senda de la civilización, el progreso y la prosperidad por el bien de todos sus habitantes”, para “seguir siendo un continente abierto a la cultura, al saber y al progreso social”. Así suenan los primeros compases del preámbulo del tratado por el que se establece una Constitución para Europa, que próximamente será valorado en referéndum por la ciudadanía de nuestro país. Civilización y progreso, cultura y saber; todos son conceptos y valores tan profundamente arraigados en nuestra identidad que ocupan un lugar de honor en el texto marco que quiere consagrar la unión de los pueblos de Europa.

Si tuviéramos que identificar esos valores con una institución, sin duda encontraríamos una clara referencia en la universidad. En ella se genera el saber, se estudia y extiende la cultura, se refuerzan los elementos propios de nuestra civilización y se fomenta el progreso social a través de la extensión y la transferencia del conocimiento.

El acto que hoy nos reúne aquí constituye un fiel reflejo de ese modo de hacer que nos identifica. Hemos investido a los nuevos doctores, que representan esa voluntad de acrecentar el conocimiento a través de una investigación iniciática. Las exitosas defensas de sus tesis doctorales demuestran que han sido capaces de superar el límite de lo conocido, que sabrán progresar por la senda del conocimiento y que serán capaces de guiar a quienes, como ellos, quieran aventurarse en ella.

Hemos distinguido a nuestros estudiantes más brillantes. Ellos son los depositarios directos de nuestros saberes y en sus manos está aderezarlos con su propio talento para generar bienestar y crecimiento entre los suyos y en el entorno en el que desarrollen su carrera profesional. Están preparados para ello. Tanto unos como otros, nuestros doctores y los profesionales que formamos son el objeto fundamental de nuestra labor, demandada por la sociedad.

También nos hemos acordado de los profesores y empleados jubilados, porque el agradecimiento y el reconocimiento constituyen rasgos esenciales de toda institución de bien. Su trabajo constante y tenaz ha contribuido a que la Universidad de Cantabria sea hoy lo que es, con toda su riqueza, diversidad y matices.

La creatividad intelectual de la que nos servimos para generar nuevos conocimientos es también la que alumbra nuestro hacer cultural. Esa capacidad innata, que tanto identifica nuestra condición, vincula de forma indisoluble a los centros de gestación del saber con los de creación de la cultura. Pero ese vínculo no se circunscribe al estudio y la enseñanza del patrimonio que ya tenemos. Quiere ir más allá para inculcar entre los universitarios la semilla de la expresión artística. Por eso nuestro Consejo Social promueve cada años los Premios de Poesía y Narración Breve, y por eso reconocemos hoy a quienes, con sus obras literarias, se han hecho merecedores de esta felicitación.

Este año incorporamos por primera vez una distinción que incide plenamente en los valores que fundamentan e inspiran la construcción de una Europa unida. Me refiero a la mejor investigación sobre Estudios de las Mujeres y del Género, en el marco del Premio Isabel Torres promovido con el aliento de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de Cantabria. Distinguimos un trabajo brillante, que supera los exigentes baremos de la calificación académica. Pero con ello reconocemos también una iniciativa que, por la vía del saber, quiere consagrar ese anhelo tan propio de la Europa que queremos construir, que es el de la plena igualdad y respeto mutuo entre hombres y mujeres.

La unión de los europeos se sustenta en unos valores con los que los universitarios nos identificamos profundamente. Por ello, orientamos nuestros recursos y proyectos hacia la consecución de esa hermosa meta común, la de construir en el continente europeo un espacio abierto a la cultura, el saber y el progreso social. Lo hacemos tomando como referencia las directrices e iniciativas que, inspiradas por ese modelo general que es la sociedad del conocimiento, fomentan la convergencia de los recursos docentes e investigadores.

En el contexto de este empeño, la Universidad de Cantabria ha acometido en los últimos meses importantes iniciativas que inciden de forma directa en la mejora de sus dos funciones esenciales: la docencia y la investigación. Los días para el debate y la reflexión, propios del proceso de renovación del marco normativo y de gobierno, han dado paso a una nueva etapa presidida por el diseño y desarrollo de proyectos que quieren reforzar la competitividad de esta institución en el contexto del Espacio Europeo de Educación Superior.

Los primeros en concretarse son aquellos que tan sólo requieren definición e impulso, como la Escuela de Educación Infantil, las Aulas de Cine, Ciencia y Estudios de la Mujer o la Filmoteca Universitaria o convertir el local comercial de la Universidad en un proyecto educativo para nuestros alumnos. Pero empiezan ya a ver la luz aquellas otras iniciativas que, por su trascendencia, requieren un plazo mayor de definición y planificación.

La primera a la que me quiero referir es la que concierne a nuestra oferta de estudios, que en los últimos años apenas se había visto enriquecida. El próximo curso queremos incorporar dos nuevas titulaciones que complementan nuestro actual catálogo: Ingeniero en Informática y Diplomado en Fisioterapia. Su implantación refuerza la competitividad de la oferta académica de Cantabria, atendiendo una demanda expresa de su sociedad y propiciando la atracción de estudiantes de otras regiones. La primera de ellas incide en un sector con clara proyección de futuro en todo el mundo que debe tener una importancia estratégica para el desarrollo de esta Comunidad. La segunda es la de mayor relación demanda-oferta de la universidad española como consecuencia de la evolución de las necesidades de la sociedad del bienestar.

Completados los trámites en el ámbito de la propia Universidad, restan las preceptivas aprobaciones del Gobierno de Cantabria y del Consejo de Coordinación Universitaria. Quiero agradecer el interés mostrado por el Ejecutivo de nuestra Comunidad, que ha apostado por la implantación de estos estudios con el mismo interés con el que nosotros lo hemos hecho. Confiamos en que con el esfuerzo de todos podamos ofrecer una formación del máximo nivel e integrada en el mundo profesional correspondiente, que incorpore las mejores experiencias y las últimas innovaciones metodológicas en la preparación de estos titulados.

Otra importante iniciativa relacionada con la oferta docente se refiere a la preparación para la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior, para la que tan sólo restan cinco años. La Universidad de Cantabria ha querido estar presente en esta apasionante aventura desde sus primeros balbuceos. En un primer ensayo sobre nuestra capacidad de adaptación, tres centros docentes (la Escuela de Ingeniería Técnica Minera y las facultades de Ciencias y Filosofía y Letras) implantarán el próximo cuatrimestre la nueva metodología docente basada en el aprendizaje de los estudiantes y la labor tutorial y próxima de los profesores. Esta metodología, que regirá en toda Europa de forma generalizada a partir de 2010, introduce una transformación profunda en la relación alumno-profesor que ha propiciado el diseño de un ambicioso plan de formación y adaptación metodológica del profesorado.

Pero en Europa no sólo se habla de una convergencia de titulaciones y procesos de enseñanza. También se reivindica un espacio común para la investigación, el desarrollo y la innovación, en el que participen con todo su potencial las universidades, empresas y los organismos vinculados a los procesos de transferencia de tecnología y conocimiento. La envergadura de esta apuesta ha quedado reflejada en el borrador del tratado para el establecimiento de una Constitución para Europa. Los ocho artículos dedicados a esta cuestión ponen de manifiesto la importancia estratégica que le confiere la Unión para el fomento del desarrollo y el progreso de los países miembros.

Constituye éste un reto que atañe a los Estados, pero también, y de forma muy especial, a las regiones. Este ámbito es especialmente propicio, por su dimensión geofísica y competencial, para la articulación de políticas e iniciativas que favorezcan la aplicación productiva de los desarrollos que nacen en los laboratorios. Esta convicción ha calado hondamente en nuestra Comunidad Autónoma de tal forma que, tal y como demandamos, ya está trabajando intensamente en tres proyectos de gran relevancia: el Parque Científico Tecnológico de Cantabria, el contrato programa con la Universidad y el diseño de un Plan Regional de Investigación, Desarrollo e Innovación. Estas apuestas destacadas del Plan de Gobernanza cuentan con el apoyo cabal de esta institución, que ve en ellas no sólo una gran oportunidad para el futuro de la región, sino también el instrumento que permite encauzar el potencial de nuestros grupos de investigación en beneficio del desarrollo local.

Estamos convencidos de la incidencia del conocimiento en la mejora de los procesos y, por extensión, en la capacidad competitiva de quienes los incorporan. Siempre hemos pensado que el gasto en I+D+i es una inversión a medio y largo plazo, cuyos resultados precisan, eso sí, de una cultura apropiada para la transferencia tecnológica. La Universidad de Cantabria no parará en su empeño por acercar su grupos de investigación a las necesidades de las empresas y por ofrecer lo mejor de sí misma para el diseño y lanzamiento del mejor Parque Científico-Tecnológico del que seamos capaces de dotarnos.

Ampliación de nuestra oferta de titulaciones según las tendencias de demanda, incorporación diligente y competitiva de las directrices para la creación del Espacio Europeo de Educación Superior e impulso de la transferencia científica y tecnológica, han sido y seguirán siendo nuestras líneas maestras de actuación. En la festividad del patrón de los universitarios queremos renovar la ilusión con la que afrontamos esos tres importantes desafíos. De su feliz consecución depende la salud futura de nuestra Universidad y su capacidad para ayudar a la Comunidad Autónoma a que recorra con todas las garantías esa senda de civilización, progreso y prosperidad en que quiere convertirse la Europa unida.

Este ideal preside también el marco de colaboración que hemos establecido con el Ayuntamiento de Santander en el marco de la conmemoración de su 250 aniversario. Esta celebración singular nos atañe como cántabros y como universitarios, desde la seguridad de que esta querida ciudad comparte con nosotros los valores que tanto apreciamos.

Muchas gracias.